"/> Spek - Reseña de #TeatroRegio "/> Spek - Reseña de #TeatroRegio
Arriba

Spek

Uno está frente al escenario. Más bien, uno está frente a la escena. Algo ocurre. Puedes no saber qué, pero algo ocurre. Es una gran ventana, que en realidad es un espejo donde te reconoces. A menos que seas un vampiro y no veas tu reflejo. Algo ocurre. Ese algo ya no es sólo en la escena. Algo ocurre entre la escena y tú. O sólo en tí. La escena ya no está en la escena. La escena ya está en tí. Se mete por tus ojos y te habita. Espectas.

 

La ciencia ficción es un género poco explorado en el teatro. En el cine y en la literatura hay numerosos y grandiosos ejemplos de historias contadas desde una base científica, lo cual le aporta verosimilitud a la ficción. Sin embargo en teatro es difícil encontrar historias que mezclen las posibilidades de una acción basada en la ciencia, con los elementos de la escena en vivo.

 

SpekKeYeKuali02

 

Desde hace algunos años, Emanuel Anguiano ha explorado los terrenos de la ciencia ficción y la fantasía, a través de diversas historias de su autoría y dirección. En El séptimo arte, [spoiler alert] nos contó una historia de vampiros ambientada en un videocine. Más recientemente presentó De los laberintos se sale por arriba (seleccionada para la 36 Muestra Nacional de Teatro), una adaptación de las películas Pontypool y Dead Air, en donde se desarrolla una historia sobre zombies a través de un ensayo teatral y un muy buen discurso filosófico sobre los tiempos actuales.

 

En esta ocasión, acompañado de la mano y visión de Cristina Alanís, nos presenta Spek, un ensayo escénico sobre los procesos neurocientíficos que suceden mientras espectamos. Además, tiene unos toques futuristas, donde lo que prevalece la esperanza, aunque en ratos no parezca así.

 

Spek501

 

La premisa es simple: un científico encontró a un hombre en una butaca, con la mirada seria dirigida al escenario. No habla, no se mueve, está inerte pero sigue vivo. No existe razón lógica para su padecimiento, lo que lo convierte en un sujeto de estudio. Dado que después de seis meses las hipótesis no han dado respuesta, el científico decide recurrir a un director de teatro para resolver el misterio.

 

El encierro es fundamental en la obra. Los tres personajes están confinados, por decisiones del pasado, a permanecer encerrados en el laboratorio hasta que se sepa qué pasó con Spek, el espectador. El mismo encierro al que nos sometemos, voluntariamente, los espectadores cuando vamos al teatro, sin saber si seremos espectadores o seremos espectados.

 

Spek506

 

El mismo Emanuel Anguiano lidera el elenco, interpretando al neurocientífico que ha decidido continuar con el proyecto a pesar de las dificultades para ello. Cristina Alanís interpreta a Eva, una directora de teatro que por algún motivo es llamada a descubrir qué pudo haber sucedido en la escena para que Spek terminara así. Por último, el reparto se corona con la actuación de Gerardo Dávila, quien interpreta de forma magistral a un ser que te despierta la curiosidad de saber quien es y por qué llegó a ahí. Hay que destacar que toda la función, Gerardo Dávila permanece en un espacio de aproximadamente un metro cuadrado, demostrando que no hay espacio grandes ni pequeños que el talento no pueda llenar.

 

El suspenso se mantiene durante toda la obra, y la intriga permanece constantemente en el aire, ya que cuando estás a punto de descubrir qué es lo que sucede, el rumbo de las cosas cambia y te dirige sutilmente hacia otro lado. Pareciera que hay un juego con la forma en que estamos acostumbrados a ver el teatro, donde anticipamos algunas acciones de acuerdo a lo que vemos en escena. En esta ocasión, es difícil predecir lo que sucederá.

 

SpekKeYeKuali07

 

El montaje se nota influenciado positivamente por el cine. Desde el trazo que le da cierto ritmo visual a las escenas, la forma en que interactúan los personajes y la forma de llevar la narrativa, se notan algunas huellas de directores como Riddley Scott, Stanley Kubrick y Christopher Nolan.

 

Como sucede en El séptimo arte, el desenlace es inesperado y sorprendente. Más no por eso deja de ser verosímil, y termina orientando la obra hacia cuestiones incluso metafísicas que pocas veces se plantea en un acto teatral, como en De los laberintos se sale por arriba.

 

SpekKeYeKuali03

 

Resulta muy grato ver la evolución como dramaturgo de Emanuel Anguiano, además de observar cómo poco a poco va estableciendo su estilo. Me atrevo a considerar, como espectador amateur que soy, que el equipo de Emanuel Anguiano y Cristina Alanís es uno de los mejores exponentes de teatro en Nuevo León. Sus obras resultan interesantes, frescas, innovadoras y, además, están llevando escena historias para un público que comúnmente no va al teatro. Ahora el trabajo consiste en generar público para esas historias y seguir dando sorpresas. Más ciencia ficción en teatro, por favor.

 

Oscuro. Un golpe. Dos golpes. Muchos golpes. Manos por todos lados. Un ruido ensordecedor, una marea, un movimiento autónomo. Latidos, clap clap clap. Oscuro. ¿Dónde quedó la escena?

 

FICHA TÉCNICA

Reparto
Gerardo Dávila
Emanuel Anguiano
Cristina Alanís

Texto y dirección
Emanuel Anguiano y Cristina Alanís

Asesoría de dirección
David Jiménez

Asesoría de concepto
Gerardo Dávila

Diseño de iluminación
Gerardo Valdez

Diseño de escenografía
Emanuel Anguiano

Realización de escenografía
Israel De Santiago

Asistente de producción
Calixto Valdez

Diseño de vestuario
Cristina Alanís

Escenofonía y videomapping
REAP Films

 

Carlos López Díaz

Espectador norestense interesado en el quehacer teatral regiomontano. En 2015 lanza al internet el blog Jardín en Llamas, en el cual escribe sobre el teatro que se hace en Monterrey. Ama las tramas más que los desenlaces.