"/> Entrevista a Vidal Medina - #TeatroRegio "/> Entrevista a Vidal Medina - #TeatroRegio
Arriba

Entrevista a Vidal Medina

En febrero de 2016 se estrenó el espectáculo “La larva” a cargo del grupo La cuarta transversal. En esta obra, El Dr. Mahler nos presenta su más reciente creación, un hombre que fue transformado en insecto. Platiqué con Vidal Medina, director y dramaturgo de La Cuarta Transversal, para profundizar un poco más en el montaje.
 

 
Tengo entendido que este trabajo viene derivado de otros textos, desde Definiciones de Gregorio, hasta Exposición de una larva…
Realmente es exposición de una larva, pero la dramaturgia se transforma en escena y va tomando otras formas. Es la cuarta vez que intentamos hacer en escena Exposición de una larva, y en esta ocasión es un montaje completamente reinventado. El equipo, principalmente Adrián, encargado del video mapping, Rodrigo, en audio el audio y yo, ya hemos hecho tres veces Exposicion de una larva. Le cambiamos el nombre a La Larva porque la idea es otra, la idea es muy distinta a lo que era Exposición, que era un monólogo. Ahora estamos dos actores, hay más dramaturgia escénica, es decir, hay un doctor, está la larva, pero deriva de Exposición de la larva. Sería como nuestra producción final y creo que es la mejor lograda. También creo que es donde logramos juntarnos mejor como equipo. Hay gente que se unió a La Cuarta Transversal y además de la presencia de Horacio Salinas.
 
LaLarva02
 
¿Qué es lo que buscabas con Exposición de la larva?
Es un texto que quiero mucho, es un texto al que le tengo mucho aprecio, a pesar que es un texto que escribí hace muchos años. Es muy personal y a la vez muy filosófico, el más filosófico de los textos que he escrito. Habla de la transformación de uno mismo en otro, de la maduración. Creo que también habla de los mexicanos. Cuando lo escribí estaba leyendo a Roger Bartra y él nos comparaba no con larvas, sino con ajolotes, esta especie que nunca madura. Yo quise hacer también un diálogo con lo que dice Roger Bartra, en el sentido de hablar de lo mexicano, pero como larva, o seres que no alcanzamos a madurar, nos mantenemos todo el tiempo como larvas, con esta desesperación de querer salir de ahí y querer transformarnos en otros.
 

 
Por la parte de escena, ¿Qué es lo que has estado buscando en las diversas puestas?
Encontramos la personalidad del Dr. Mahler, que para mi es jugar un poco con estas personas que tienen el poder, que puede ser cualquiera, y que manipulan a los demás. Creo que en Mahler está ese poder que puede ser cualquier metáfora del capitalismo de alguien político que manipula a los demas y que tiene el poder de hacerlo. La larva en este caso no opone resistencia y se somete de toda voluntad a un experimento que posiblemente no vaya a salir nada bien. Entonces está relación entre el creador loco o el científico o el político y su creación. Esto antes estaba dibujado, y ahora es mucho más certero el encuentro entre creador y su creación. Incluso parece que nos salimos un poco de la metamorfosis kafkiana para entrar el mundo del moderno prometeo de Shelley y también rozando un poco al Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Creo que, como montaje, tiene más ingredientes la obra, que enriquecen mucho lo que era el texto originalmente.
 

 
La obra está en un tono de ciencia ficción, hay mucha carga de ciencia ficción. ¿qué encuentras en la ciencia ficción que te ayuda a contar esa historia.
Soy un adepto a la ciencia ficción. Me gusta mucho leer los escritores norteamericanos de ciencia ficción Philip K. Dick, William Gibson, entre otros, soy su fan. Me parece que la ciencia ficción en los años ochenta y noventa se adelantó a su tiempo. La ciencia ficción habla de nuestra realidad, de futuros distópicos, en los cuales los mundos están en decadencia, hay mucha precariedad, crisis económica, pobreza y unos pocos acceden a las cosas buenas: los viajes, experimentos genéticos, la eugenesia. Parece que la ciencia ficción apunta al mundo en el que estamos viviendo, me parece que los escritores de ciencia ficción son grandes profetas de la ciencia ficción.
 
LaLarva06
 
En los últimos años ha habido un incremento en las historias de ciencia ficción en otros medios como la televisión y el cine, pero en teatro es un género poco explotado ¿crees que hay un público que demande teatro de ciencia ficción?
Yo creo que sí. Ahorita estamos en un tiempo en que se puede hacer ciencia ficción, sin olvidar el poder del actor, del humano, de las relaciones de uno con otro. Tenemos mucha posibilidad de acceder a tecnología, y por ahí es donde nos toca. Ya no es ficción, tenemos por ejemplo dos de mis compañeros que cuentan con videoproyectores que pueden hacer cosas buenísimas de iluminación y permiten que haya un diálogo con la obra. Igualmente tenemos un programador musical que está constantemente dialogando y al pendiente de lo que estamos haciendo en escena para explotarlo por medio del sonido. Estos dos elementos me ayudan y le dan un cuerpo a la obra, donde no estamos ilustrando un cuento de ciencia ficción, sino que estamos llevando la ciencia ficción a escena sin perder la comunicación con el espectador. Incluso nos interesa llegar a molestar al espectador.
 

 
De hecho hay varias partes en la obra donde se rompe la cuarta pared y hay un diálogo casi directo con el público, por ejemplo al inicio donde el Dr. Mahler nos da la bienvenida uno no sabe si reaccionar a no…
Con eso buscamos tocar al espectador. En Monterrey no tenemos un teatro ni muy conmovedor ni muy crítico con la sociedad. Estoy acostumbrado a ver obras muy banales, muy superficiales, muy parecido a lo que ya hay en televisión. La gente sigue obsesionada con hacer un teatro que le de gusto a todos. Todo el grupo de La Cuarta Transversal nos interesa hacer un teatro amable, crítico y confrontativo. Nos interesa que la gente se sienta tentada a entrar al escenario, lo han hecho y han tocado a uno de los actores. Nos interesa también esta comunicación que ya no se da casi en ningún lado. El teatro todavía es un territorio de resistencia en lo humano, contra lo que nos quiere sacar de lo humano y vendernos como ideas de comercio, de no tocarnos.
 
FotoLaCuarta101
 
Gran parte de la obra usa tecnología como medio auxiliar para contar la historia ¿qué te ha dejado este uso de tecnología, tanto en el hecho de creación escénica como en la escritura?
Romper límites. No importa lo que yo escriba, o lo que yo imagine, creo que es posible. Cada vez va a ser más fácil hacerlo si contamos con tecnología para llevar a cabo cosas que antes no podíamos. Si tenemos la tecnología y la podemos usar, usémosla. Si no las usamos, nos estamos quedando sin dialogar con estas nuevas posibilidades que nos da la tecnología. En el sentido de la obra nos interesa precisamente que la tecnología dialogue, que esté creando con los actores el evento.
 

 
Algo que veo en La Cuarta Transversal es que es un grupo de expertos cada quien en su área, cosa que no sucede con muchos grupos de teatro local que en ocasiones los miembros le tienen que ser desde iluminadores hasta escritores. ¿Crees que le hace falta al teatro en Monterrey que existan personas dedicas a su área en la parte de teatro?
Pienso que sí es importante, pero que además haya una dirección horizontal, donde todos somos creadores y trabajamos en equipo. No puedes ser el gran artista que haga todo, porque es una locura, una tontería. Hay que también ser humildes y aceptar que no sabes de ciertos temas y requieres de expertos.
 

 
Tú empezaste siendo dramaturgo de tiempo completo, ¿en qué momento cruzas a la dirección y a la actuación?
Es parte de la formación. Al mismo tiempo que estaba en el taller de dramaturgia de Coral Aguirre, me entrenaba con actores como Jorge Luis Paz, Carlos Navarrete. Desde que empecé a escribir empecé a actuar. Pienso que el teatro es un mundo completo, es un proceso de aprendizaje de todo tu cuerpo, de todo tu ser.
 
LaLarva03
 
En tu blog mencionas que “lo más urgente es el futuro”. ¿Qué futuro ves que tenemos?
Pienso que ya se acabó el futuro, ya no hay futuro, tenemos que ponernos más allá. Si seguimos pensando en el futuro como nos lo vendió la modernidad, vamos a acabar en otro fracaso más. Hay que tratar de ser felices, ya lo dijeron los Sex Pistols “no hay futuro”, lo dijeron desde el 77. Hay que dejar de creer en estas promesas de que las cosas van a mejorar, ya no van a mejorar. Depende de nosotros que mejoren las cosas. Hay que dejar de ir a trabajar, hay que hacer las cosas que nos hacen feliz. El futuro es la felicidad.
 

 
¿El futuro en Monterrey?
En esta ciudad está pasando lo mismo que en todo el mundo: los grandes capitales se están adueñando de todo. No les importa tumbar un bosque para construir un estadio. ¿Ese es el futuro que queremos? No, no creo que ese sea el futuro que queremos, es el que quieren ellos, es el que nos quieren vender.
 

 
¿Y el futuro del teatro?
En este momento el teatro es más importante que hace 20 años. En condiciones precarias, de capitalismo salvaje, se vuelve necesario volver a vernos a la cara, a tocarnos, a abrazarnos y a hablar de lo humano.

Carlos López Díaz

Espectador norestense interesado en el quehacer teatral regiomontano. En 2015 lanza al internet el blog Jardín en Llamas, en el cual escribe sobre el teatro que se hace en Monterrey. Ama las tramas más que los desenlaces.