"/> Entrevista a David Colorado - #TeatroRegio "/> Entrevista a David Colorado - #TeatroRegio
Arriba

Entrevista a David Colorado

En esta ocasión entrevisté a David Colorado, a partir de la presentación de su monólogo “533 dólares americanos”. La cita fue unos minutos antes de su función en Ka Ye Kuali. David estaba terminando de arreglar los últimos detalles, poniéndose de acuerdo con Mayra Vargas que en esta ocasión lo ayudaría con el proyector de acetatos y con el equipo de apoyo del lugar. Hacemos esta entrevista mientras se toma un tiempo para comer una torta.
 
¿Cuál fue tu motivo para hacer este monólogo?
Ya había hecho una obra que se llamaba Cartografías que es como el inicio de esta otra obra. Además, tenía una serie de inquietudes personales, además de ciertas teorías o hipótesis de trabajo para la creación escénica en general. Desde un inicio quería que fuera algo biográfico. No sabía por dónde empezar así que empecé platicando con mi familia principalmente con mis papás. Empecé a juntar fragmentos hasta que me encerré en las aulas del Teatro de la Ciudad para armar este proyecto artístico, que de autobiográfico derivó un poco en ficción.
 
¿Esto fue alrededor de 2013?
El monólogo lo empecé en 2013, tuvo sólo dos presentaciones una en el Encuentro Estatal de Teatro y después en el Festival de Teatro Nuevo León. En 2014 empecé a prepararme y entrenar para mejorarlo. Entrené acrobacia con Mizraim Araujo, capoeira con un grupo privado, pantomima con Fernando Leal, pero hasta 2015 lo empecé a trabajar nuevamente.
 
Aunque es un monólogo, no implica que es un trabajo solitario. Tienes un equipo de trabajo que te apoya ¿me puedes platicar de ellos?
Por la temática del monólogo, todo ha sido un proceso muy individual. No he tenido un equipo de trabajo constante, más bien me hay gente que me ha ayudado por partes y en distintos momentos. Malcom Vargas me ayudó al inicio, cuando iba armando el proyecto, además hizo algunos dibujos de las diapositivas. Luego Morena González me hizo algunos apuntes de montaje, me ayudó a limpiar un poco la puesta. Sergio Moreno ha sido un observador del monólogo en diferentes etapas. Recientemente Mayra Vargas se incorporó operando los proyectores.
 
533DolaresAmericanos501
 
¿Cuáles eran algunas de esas hipótesis de trabajo que comentas te motivaron a elaborar este monólogo?
La principal tiene que ver con el universo de la ficción, con los sistemas de representación que me interesa trabajar. Yo entiendo el teatro como sistemas de representación, por niveles. Creo que Christopher Nolan lo explica muy bien en Inception. Los niveles de sueño a los que refiere Christopher Nolan en esa película son sistemas de representación. Este momento donde estamos platicando tú y yo es el sistema de representación de la realidad uno “la realidad”. Luego voy, hago un personaje y estoy en un sistema de representación de la realidad nivel dos, la mimesis. Así, los sistemas de representación de la realidad se van complejizando, se van reelaborando, como en un juego de espejos. Aunque digo que esta obra es un simulacro, no deja de ser una obra, cuando digo no estoy actuando, sí estoy actuando, cuando digo que no es una representación sí es una representación. Para mí, esto es teatro en el sentido más convencional y más clásico.
 
La obra es algo muy familiar, no solamente en cuanto a su temática, sino que es una historia de tu familia.
Las objetos que hay en escena son de mi mamá. Ella me las prestó mi mamá cuando le platiqué la premisa de la obra, son “cosas chuscas” como le llama ella. Me enseñó algunas, a partir de una selección completamente arbitraria que hizo. La que más me llamó la atención fue el fragmento de una taza de barro. ¿Por qué una persona guarda el fragmento de una taa de barro? Estuve varios días dándole vuelta. Mi mamá no es tilichera, es más bien pragmática en cuanto a las cosas que necesita y muy económica en conservar objetos que sean recuerdos. Por eso me intrigaba mucho el que tuviera ese fragmento, le pregunté directamente y me respondió “pues no sé”. Esa pieza, ese fragmento de una cosa, se convirtió dentro de la obra en el punto medular, es donde encontré la tesis de la obra.
 
Además, tu papá pone los taquitos.
Sí, mi papá es taquero y él pone los tacos. Se supone que voy a aprender a hacerlo, pero siempre lo dejo para después. Al inicio comía unas tostadas con el público, pero ya que mi papá empezó con los tacos, se lo planteé y dijo “a huevo” y ya, los empezó a poner.
 

 
Sé que empezaste tu carrera siendo mimo, incluso en la obra vemos varias escenas donde usas la técnica de mimo.
Sí. Yo me metí al teatro porque quería hacer obras de teatro en colonias populares, en escuelas, en barrios, no me interesaba el teatro de festivales. Cuando estaba en la secundaria pensaba “estaría hacer chido hacer obras de teatro para que la gente tome conciencia, entonces hay que hacer obras de teatro en la calle”, era como mi ideal del teatro y lo sigue siendo. Pensaba que la forma más adecuada para lograr esto era a partir del teatro de calle: obras de teatro sin texto, mojigangas, cosas así. Pensaba que por ahí podía ser. Trabajé mucho con gente de comparsas, con payasos, zanqueros, todo ese mundo. Luego, de pronto, se convirtió en trabajar para eventos y cada vez fue menos el sueño que tenía de hacer obras de teatro de conciencia social. Yo Lo que me cagaba era trabajar en una boda, en un xv años, de mimo. Este es un arte revolucionario.
 
Otra cosa que vi en la obra, es que hay muchos instantes pequeños de comedia, algo que muchas veces pasa en el teatro de calle o con los mimos, lo que hace a la obra sencilla y divertida. ¿Planteaste quitarle un poco la solemnidad a la obra y hacerla divertida?
A mí me encantan las obras críticas, lúgubres, de denuncia, ese es el teatro que a mí me gusta ver y hacer. Me encantan las películas de Ripstein. No soy de la gente que tiene una mentalidad cerrada en cuanto a temas violentos. Sin embargo, trabajar con la autoreferencia es un poco complicado, por lo que decidí tener un enfoque positivo. Eso me ayudó a que la obra tuviera como una especie de psicomagia conmigo, ya que en el proceso de creación regresaron muchos recuerdos que los tenía guardados como tristes. Yo quería una obra luminosa, que fuera sobre soñar, sobre la felicidad, sobre la posibilidad de ser feliz. La felicidad como una posibilidad. Esto si te pones a pensar filosóficamente es complejo, porque vivimos en un mundo donde la felicidad no es una posibilidad. Ve el periódico, estamos jodidos.
 
Es un tema universal, ya que incluso has podido llevar la obra a otros lugares.
Estuvo primero en Portugal, aunque fue más bien un ensayo con público. En España la llevé primero al pueblo de Valderrubio, que es donde creció Federico García Lorca. Una de las casas de la familia García Lorca está habilitada como museo y teatro, entonces durante una residencia que hice ahí, me invitaron a presentarla. Fue una obra muy bonita, donde fue mucha gente del pueblo, a la cual también involucré ya que no tenía toda la producción y ellos me prestaron algunas cosas. Ese pueblo es muy cultural, así que estuvo muy padre.
Luego en Madrid la presenté en un teatro independiente, amigos de ahí me prestaron cosas y me apoyé de Facebook para anunciar la obra. Es muy difícil hacer teatro en Madrid. Es muchísimo más costoso que en Monterrey y es más difícil meter gente.
 
panoramica_533
 
¿Cómo te ha servido el Facebook para promover tu trabajo?
Yo me la paso todo el día jodiendo a la gente para que vaya a ver la obra. Me ha servido bastante. Quisiera cerrarlo porque paso mucho tiempo ahí, pero si no me promociono yo, nadie lo va a hacer.
 
¿Tienes algún viaje pendiente?
Esta obra es un ensayo de la realidad, yo sí tengo pensado llevar a mis papás a Roma. Es algo que sigo pensando cómo hacer ¿qué negocio puedo hacer? ¿qué tendría que hacer para conseguir el dinero? ¿qué estrategia tengo que hacer para realizarlo? Lo veo medianamente posible.
Tengo otro viaje pendiente. He tenido la fortuna de trabajar en varios países, no sólo llevando la obra, sino realizando procesos de creación. Tengo proyectos que son casi un hecho en España, Argentina y Portugal. Ya cubrí Latinoamérica y los Países latinos en Europa. África y Asia también me llaman la atención, pero generan redes más importantes los países anglos. Mi plan es irme a trabajar a allá, a Alemania o Inglaterra.
 

Carlos López Díaz

Espectador norestense interesado en el quehacer teatral regiomontano. En 2015 lanza al internet el blog Jardín en Llamas, en el cual escribe sobre el teatro que se hace en Monterrey. Ama las tramas más que los desenlaces.