"/> Entrevista a Anahí Montfort - #TeatroRegio "/> Entrevista a Anahí Montfort - #TeatroRegio
Arriba

Entrevista a Anahí Montfort

Improarte es una compañía creada a principios del 2015, con la intención de realizar espectáculos escénicos bajo de técnica de improvisación. Ésta implica crear una escena divertida en unos cuantos segundos, a partir de ideas sueltas, propuestas principalmente por el público que asiste al espectáculo. El primer montaje de Improarte fue Las mil y una historias, que permitió al público regiomontano conocer un poco sobre la impro. Platiqué con Anahí Montfort, directora de Improarte sobre el espectáculo y el proceso de preparación de éste.
 

 
¿Cómo deciden empezar este espectáculo?
Yo empiezo este grupo cuando regreso de estudiar la maestría en Madrid. Allá vi muchos espectáculo de impro, tomé un curso, y ya me llamaba mucho la atención. Desde hace como cuatro años tenía la intención de hacer este grupo, pero fue hasta el año pasado que se dio la oportunidad de hacerlo, ya que en Monterrey no había ningún grupo de impro consolidado. Fueron esas ganas de experimentar otra técnica de la interpretación llevada a su máximo esplendor, sin quedarse en un ejercicio de formación para los actores, sino como un producto terminado, un hecho artístico.
 

 
¿Qué es lo que más te llama la atención de la técnica de impro?
La espontaneidad que tiene el espectáculo, su frescura, la habilidad de cada integrante del elenco para poder llevarlo a cabo. Los actores y los músicos deben demostrar su genialidad en el escenario y eso es un gran reto. La relación entre el espectador y el actor, he ahí la magia.
 

 
¿Cómo es el proceso de preparación para que el actor desarrolle la idea y la lleve a cabo, sobre todo por la parte de agilidad mental?
Nosotros entrenamos como dos veces a la semana. La improvisación es libertad, pero aunque no lo parezca, en la impro hay varias reglas. Estas reglas nos obligan a ser más exigentes con nuestra mente. Por ejemplo cuando estamos “obligados” a decir que sí a la propuesta del otro, a estar de acuerdo, siempre, a la escucha del otro y de sus ideas, a la atención y a entender que no hay errores, sólo oportunidades. Hay varias dinámicas que sirven para entrenar, por ejemplo realizar una historia a partir de palabras o ejercicios de ritmo, de fonética, números de palabras por historias, luego proponiendo lugares, objetivos, situaciones específicas, hasta llegar a los retos, que es como está armado el espectáculo de Las mil y una historias.
 
Improarte101
 
No es tan sencillo que uno como espectador sea parte no solo de la obra, sino del proceso de creación de la obra ¿cuál ha sido la respuesta de la gente?
Súper bien. Al inicio teníamos un poco de miedo porque sí, el público no está acostumbrado a que lo metan tanto en una puesta en escena, pero la reacción que hemos tenido ha sido muy buena. No ha habido ningún público en el que no participen. Creo que también ha influido que nuestra actitud de darles la bienvenida al público al espectáculo.
 

 
Eso se ha demostrado también en la cantidad de funciones que han tenido, porque el año pasado hicieron más de 20 funciones…
Han sido alrededor de 30, ya que hemos tenido funciones en varios municipios de Nuevo León, funciones privados. Además, fuimos seleccionados en el 8º Coloquio de Teatro 2015 y en la Muestra de Teatro de Improvisación en Nayarit durante 2015, así como ahora mismo en el Ciclo de Jóvenes Directores 2016.
 

 
La compañía ha ido cambiando de miembros ¿ha sido complicado este proceso de integrarlo o es parte de darle vida al proyecto?
Sí, estos cambios nos han ayudado a refrescar el proyecto, aunque al inicio fue complicado para encontrar nuevamente la química entre todos, incluso con los músicos.
 
Improarte102
 
Algo que también es interesante de Improarte es que no sólo es un grupo de actores, sino que también involucran a un grupo de músicos ¿cómo fue el trabajo de integración de los músicos?
Ellos tienen igual dos ensayos a la semana, uno ellos solos y otro con toda la compañía. Son músicos con mucha experiencia y con la habilidad de improvisar, lo que se traduce en un buen resultado en el espectáculo.
 

 
¿Cómo les fue en la Muestra de Teatro de Improvisación de Nayarit?
Muy bien. Nosotros fuimos los más jóvenes de todo el festival, somos los más nuevos. Participaron grupos como ImproTop, Impromatógrafo, Señorita Impro y Big Papis, un grupo de Nueva York. Todos ellos tienen muchos años de experiencia y nosotros apenas unos meses. Fue un reto muy grande para nosotros, pero afortunadamente nos fue muy bien, el público reaccionó muy bien.
 

 
¿Qué planes tienen como compañía?
Seguir aprendiendo y seguir creciendo. Planeamos entrar a encuentros, festivales y para este año estamos cocinando un nuevo espectáculo de Impro.

Carlos López Díaz

Espectador norestense interesado en el quehacer teatral regiomontano. En 2015 lanza al internet el blog Jardín en Llamas, en el cual escribe sobre el teatro que se hace en Monterrey. Ama las tramas más que los desenlaces.