"/> Sólo un vampiro puede amarte... - Reseña de #TeatroRegio "/> Sólo un vampiro puede amarte... - Reseña de #TeatroRegio
Arriba

Sólo un vampiro puede amarte para siempre

SoloUnVampiro11

La oscuridad protege a dos almas. Están separadas por la distancia, pero un halo invisible las acerca y las une. Sus dedos parecen tocarse en cada palabra que se dicen. Camila frente a la pantalla ve la foto de Drake. Drake frente a su pantalla ve la foto de Camila. Cada quien en su casa, pero a la vez en un mismo lugar. Para Camila es el primero, para Drake es una más, una de tantas en cientos de años.

A Camila le gusta leer. No lee cualquier cosa, a ella le gustan las novelas románticas, esas donde el amor gana todas las batallas y dura por los siglos de los siglos. Le gustan esos libros donde el amor se da entre seres de distintas especies, sobre todo si son vampiros. Como ese libro donde Gabriel, un vampiro, se enamora perdidamente de Renata, una joven que sufre profundamente para poder llegar a amar a su vampiro. Camila busca eso, un vampiro que la ame y cuyo amor dure por lo siglos de los siglos.

Luis Guerrero escribe y dirige “Solo un vampiro puede amarte para siempre (o a menos hasta que salga el sol)” en donde tomando la euforia reciente por las historias cursis y rosas sobre vampiros, nos presenta una obra sobre el amor en tiempos de la tecnología.

Drake, el vampiro interpretado por Raúl Oviedo, logra ciberenamorar a Camila, una joven soñadora interpretada por Claudia Garza. Sin embargo no todo es como en la novela, la cual podemos ver intercalada en escenas por Olga García (Renata) y Ricardo Martínez (Gabriel, el vampiro.)

Lo que en un principio podría parecer una burla a productos como “Crepúsculo” y todas sus secuelas, se va convirtiendo poco a poco en una reflexión tanto de las actuales relaciones amorosas, así como de todas aquellas en las que involucramos sentimientos.

La tecnología nos ha vuelto seres más solitarios, reduciendo nuestras interacciones a la lectura en pantalla. A partir de esas lecturas, es que creamos relaciones( de amor, de amistad, ¡de familia!) , las cuales, como las novelas, muchas veces sólo están en nuestra cabeza. Podemos llegar a convertir en esa adolescente que se ilusiona fácilmente, que lo ve todo color rosa y cree con fe ciega todas las promesas.

Esta soledad que nos ha creado específicamente el Internet, nos ha hecho olvida que las relaciones se construyen poco a poco y con todos los sentidos. Necesitamos escuchar, ver, sentir al otro para poder crear los lazos que nos unan, además de sabernos siempre con los pies en la tierra. Sólo así es que el amor podrá durar para siempre, incluso si se aparece el sol.

 

[foogallery id=”945″]

FICHA TÉCNICA
Claudia Garza – Camila
Raúl Oviedo – Drake
Olga García – Renata
Ricardo Martínez – Gabriel

Texto y dirección
Luis Guerrero

Apoyo creativo en producción
Jaime Álvarez

Diseño y producción de escenografía
Daniel Puga

Diseño de iluminación
Juan de Dios medina

Asesoría de imagen
Sandie Urbina

Diseño de maquillaje
Anabel Sánchez

Diseño gráfico y Diseño multimedia
Brenda Guerrero

Producción Multimedia
Creanima Estudios

Relaciones públicas
Enrique Lara

Asistente
Rafael Hernández

Carlos López Díaz

Espectador norestense interesado en el quehacer teatral regiomontano. En 2015 lanza al internet el blog Jardín en Llamas, en el cual escribe sobre el teatro que se hace en Monterrey. Ama las tramas más que los desenlaces.