"/> Kiwi - #TeatroEnMTY "/> Kiwi - #TeatroEnMTY
Arriba

Kiwi

A veces pareciera que la mejor manera de deshacernos de nuestras heridas es ocultándolas. Poniéndoles un curita, cubriéndolas con ropa o aplicándoles capas de maquillaje. Ante el mundo damos una imagen limpia, sana, impoluta, sin embargo en el fondo sabemos que la herida sigue ahí, que sigue doliendo y que no cicatrizará tan sencillo.

 

En el texto de Daniel Denis llamado “Kiwi”, Kiwi y Lichi son dos jóvenes adolescentes quienes por diferentes situaciones terminaron viviendo en la calle. Ambos a una familia integrada por jóvenes de su misma edad y condición, quienes en un intento por limpiar su situación cambiaron su nombre de pila por el de una fruta. Así, en la casa, que es más bien una especie de fraternidad, Kiwi y Lichi conviven con Tangerina, Cereza, Nuez y demás compañeros y compañeras con quienes se apoyan para sobrevivir en las calles de Brasil. Todo esto sucede en el contexto de los Juegos Olímpicos a celebrarse en Río, donde el gobierno intenta limpiar las calles para darle “una buena cara” al mundo. Sin embargo ese acto de limpieza no hace más que evidenciar las grandes desigualdades que rodean a un sistema capitalista.

 

Kiwi12

 

Bajo la dirección de David Gómez, Susy Alanís y Diego de Lira protagonizan la puesta en escena de “Kiwi” en Monterrey. Con esta obra, además, se iniciaron formalmente las actividades de “Círculo de Tiza, un espacio cultural ubicado en el Barrio Antiguo de Monterrey, dirigido tanto por David Gómez como por Tere Medellín.

 

El espacio escénico se compone exclusivamente de dos mesas de trabajo de madera, que durante el transcurso de la obra se van volviendo un refugio contra el frío, una cama nupcial, y hasta un coche. A fin de cuentas los personajes son niños que están a punto de pasar a la adolescencia, y quienes todavía tienen el poder de convertir una sábana en un gran castillo, gracias a la imaginación.
Kiwi08

 

Susy Alanís hace un muy buen trabajo, mostrándonos a una Kiwi que ha tenido que sacar la fortaleza desde lo más adentro de su pequeño ser, sin perder nunca su belleza interna. Diego de Lira interpreta a un Lichi que se vuelve de forma natural el protector de Kiwi, con el miedo de ser quien tendrá que explicarle la forma en que sobreviven en la calle, de cómo combaten con monstruos reales e imaginarios para tener la esperanza de despertar al día siguiente.

Kiwi11

El ritmo de la obra nos permite ir adentrándonos en la trama, e incluso sentirnos identificados con las situaciones que acontecen. Al ser un espacio independiente, Círculo de Tiza tiene todavía algunas áreas de oportunidad, principalmente en iluminación y decoración, sin embargo se agradece y se reconoce el que puedan contar con aire acondicionado.

 

La disposición del escenario de Círculo de Tiza en ocasiones nos hace sentir que vemos las escenas en un aparador el cual en cierto momento se rompe y tenemos la acción a unos cuantos centímetros de distancia. Quizás es un llamado de atención para darnos cuenta que las situaciones de pobreza y desigualdad no están sólo en las noticias, sino que basta con levantar un poquito la alfombra para encontrarlas.

Kiwi07

 

 

FICHA TÉCNICA
Reparto
Susy Alanís – Kiwi
Diego de Lira – Lichi

Texto de Daniel Danis
Traducción de Boris Schoemann
Dirección de David Gómez

Dirección Actoral
Tere Medellín

Diseño de iluminación y multimedia
Samuel Cepeda

Diseño de sonido
Mizraim Araujo

Producción técnica
Salvador Ponce

Producción
Samuel Cepeda Hernández

Carlos López Díaz

Espectador norestense interesado en el quehacer teatral regiomontano. En 2015 lanza al internet el blog Jardín en Llamas, en el cual escribe sobre el teatro que se hace en Monterrey. Ama las tramas más que los desenlaces.